Catas y maridajes llegan a la provincia

Catas y maridajes llegan a la provincia

A las siete y media de la tarde del sábado comenzaba en el restaurante El Cordero la primera cata con una diversa selección de vinos de las DO's Rueda y Ribera del Duero. José Luis Aragüe ‘Mazaca’, presidente de la Asociación de Sumilleres de Segovia, fue el encargado de guiar a los asistentes.
El recorrido comenzó con un blanco verdejo 100% de los auténticos, Carrasviñas, uno de esos vinos que reflejan a la perfección la esencia de esta variedad y su buen desarrollo por tierrascastellanas, dejando la firma de uno de los fundadores de la DO Rueda, Félix Lorenzo Cachazo, la primera DO conseguida en Castilla y León en 1980. Un vino limpio y brillante con toques tropicales y anisados y una boca fresca, amable y agradablemente amarga al final, fruto de la variedad verdejo.
Con este buen sabor de boca, se dio un salto a la Ribera del Duero de la mano Doble R, un tinto con cinco meses en barrica que deparó una explosión de frutos rojos, lácteos y regaliz con un paso en boca placentero y un ligero tanino que dejaba una agradable sensación en la lengua, una muestra, sin duda, del buen hacer de las cooperativas de la región.
Cair Cuveé fue la tercera propuesta de esta cata, un tinto tempranillo envejecido nueve meses en barrica con un toque de merlot que con esencia de fruta madura daba paso a matices más complejos gracias a la crianza en barricas nuevas: alegres tostados, pimientas y torrefactos que ensamblan a la perfección con esa fruta y proporcionan una agradable sensación en boca que persiste generosamente. El monologuista David César fue el encargado de poner la nota de humor a esta completa muestra de vinos de la región.

ZARRAGUILLA

A las nueve menos cuarto de la noche, el Palacio de Quintanar abrió sus puertas a una de las bodegas segovianas veteranas en este otoño enológico: Bodegas Zarraguilla. Esta bodega familiar construida en Sacramenia en una casa del año 1906, elabora vinos que reflejan a la perfección el potencial de esta pequeña zona vinícola segoviana, Valtiendas, cada vez más consolidada por su saber hacer y sus grandes vinos.
David Herrero Rico fue el encargado de transmitir esa esencia a través de tres grandes vinos que no dejaron indiferente a nadie. Comenzó con su vino de autor, Z-37, un “vino diferente”, como el propio David lo describe, elaborado con cepas de 120 años con rendimientos exclusivos, un vino empapado en fruta madura, compota de ciruela con un fondo de café y balsámicos que se torna cálido en boca, tánico, redondo y largo, sin duda, un tesoro para comenzar esta original cata.
Después llegaron otros dos grandes vinos: Temple y Vennur. El primero, de color intenso, con fruta negra muy madura, café y cacao fruto del su crianza 16 meses en barricas Radoux Blend, con bazuqueo, lo que dejaba un vino agradable, con buena estructura, tanicidad y, sin duda, un largo recorrido.
Vennur, el vino de los bodegueros Venancio y Nuria, cargado de frescura y una perfecta armonía de fruta y madera ponía el broche de oro a esta fantástica cata que emocionó a más de uno con la preciosa voz y la poesía del polifacético César de las Heras, que maridó cada vino con su arte creando una atmósfera especial, íntima, diferente. Toca2 sorprendió con una cuidada selección de versiones españolas interpretadas como ellos saben hacer para deleite de los asistentes.

A LA PROVINCIA

La jornada terminó con una cata gastrónomica en Los Mellizos en Carbonero el Mayor. Los vinos llegaron a la provincia de la mano del sumiller Paco Plaza quien se encargó personalmente de hacer una selección que maridaba a la perfección con los platos que Santiago y Fé, propietarios del establecimiento, que plasmó a través de sus fogones un estupendo menú de tapas elaborado con cariño y profesionalidad, marca de la casa.
Comenzó la cata con una refrescante y equilibrada cerveza local, Alea Jacta, para acompañar una excepcional Alcachofa Crujiente, sin duda un maridaje acertado y perfecto para comenzar esta cena.
Para continuar, un verdejo DO Rueda, 921, un pie franco de los que dejan patente la calidad de los vinos de esta denominación en la zona de Segovia y que fue maridado con un cocktail de boletus, que resaltaba las cualidades de este vino fresco, con una buena acidez y un paso envolvente en boca.
Los tintos llegaron de la mano de Entresuelos, un Vino de la Tierra de Castilla y León elaborado en la zona de Zamora con matices muy interesantes en su fruta y el toque especiado que le proporcionan sus seis meses en barrica, ideal para la propuesta de Santi y Fe: una combinación de calabacín en tempura, brandada de bacalao, pulpo y pisto de tomate.
La DO Ribera del Duero aterrizaba en esta cena de la mano de Mogar un vino agradable y bien elaborado, con un rojo picota de los que tiñen la copa, fruta negra, ligero torrefacto y boca equilibrada que fue el acompañamiento perfecto para una Tosta de Iberíco al estilo Los Mellizos.
La cena se cerró con un original y agradable espumoso de Alicante, Marina Espumante, que dejó el dulzor de la moscatel acompañando al postre, ‘Explosión de sabores’, que contenía pimiento confitado, queso dulce y un fondo de chocolate caliente.
En esta ocasión, la música vino de la mano de la estupenda y camaleónica voz de Paz y el virtuoso Pájaro, dos veteranos también en este otoño que dejaron a los asistentes impresionados con su buen hacer y su espontaneidad musical.

(*) Henar López, es sumiller por la Escuela Internacional de Cocina.

 

Fuente: El Adelantado de Segovia

Consultores Agroalimentarios
Gali Prevención
Gas Natural
Float Social Module for Joomla by YesTheme.com