infosegovia.com

Imprimir esta página

Paella en familia

Paella en familia

Superando barreras y luchando por la inclusión en la sociedad de las personas discapacitadas, Apadefim y la Fundación Personas trabajan día tras día en la provincia de Segovia. Como llevan haciendo desde hace 39 años, han celebrado la jornada festiva del verano, con la comida de hermandad de una paella elaborada por la Asociación de Cocineros de Segovia, acompañada de ponche segoviano, en la Pradera del Hospital del Real Sitio de San Ildefonso.

Un lugar idóneo, como lo califica el actual presidente de Apadefim, Maxi Viloria, debido a su gran espacio, buena sombra para el verano y que no es una zona muy calurosa. Allí se reunieron más de 900 personas, que desde primera hora de la mañana llenaron la pradera con juegos y música, con el objetivo de fomentar el trabajo grupal. Las actividades se llevaron a cabo con los familiares de los usuarios, puesto que la jornada de ayer sirvió para juntar a todos y celebrar un día extraordinario, diferente a lo habitual.

También se homenajeó a varias personas que participan activamente en la organización. La primera de ellas fue Fuencisla Marugán, por cumplir durante este año los 65 dentro de Apadefim, tras más de 40 años dentro. La Junta Directiva le hizo entrega de un reloj, como en ediciones anteriores a los galardonados. Después se admiró a Saray Leganés y María Bayón, trabajadoras del centro de la asociación en Cuéllar, que fueron reconocidas por su actividad en las excursiones y eventos del año de manera altruista, recibiendo un cuadro como presente.
Maxi Viloria lleva en el cargo desde finales del pasado mes de mayo, sucediendo a Antonio Tapias, que, como él afirma, “me dejó el listón muy alto”. “Gracias a la Junta Directiva y a los profesionales de la Fundación Personas por su apoyo constante, así es fácil hacer mi trabajo”, asegura.
Actualmente la organización está comenzando el periodo vacacional, en el que no dejan de trabajar “pues los usuarios necesitan atención constante”, pero se tomarán con calma este mes de agosto, para ya en septiembre centrarse en la preparación de la 36 edición de la marcha, que como es tradición, se celebrará el primer domingo de octubre, que este año cae en el día 1. Como novedad, el recorrido tendrá su meta en la Alameda de la Fuencisla y no en el Azoguejo, como era costumbre.
Viloria también habla de la previsión de organizar de nuevo una excursión a las Edades del Hombre de Cuéllar, con aquellos usuarios y familias que lo deseen, para el mes de septiembre, con el objetivo de fomentar la cultura y así organizar actividades fuera de la rutina. Durante este año se han llevado a cabo diversas actividades —organizadas por la asociación o por terceros pero con motivos solidarios—, como ‘Goles por la integración’, celebrado en Hontanares de Eresma, la muestra de teatro en Fuentepelayo o una primera excursión a las Edades del Hombre. “Todo el desarrollo de las actividades en lo que llevamos de año ha sido muy bueno; resultados excelentes en todas”, afirma Viloria.

Atención La Fundación Personas, en la que se incluye a Apadefim, trabaja a destajo en cinco de las provincias de Castilla y León para proporcionar atención en diversos campos a los discapacitados. Estas provincias son León, Palencia, Zamora, Valladolid y la propia Segovia, dentro de las cuales hay un total de 60 centros.
La Fundación Personas cuenta con 1.700 trabajadores, de los que más de 700 cuentan con certificado de discapacidad. Ofrece cobertura a 2.400 plazas, dando un servicio a más de 3.000 familias.
En datos provinciales, la organización en Segovia tiene 66 usuarios de atención temprana; 236 en el centro de día y ocupacionales; 144 en residencia y vivienda; y 22 trabajadores dependientes del centro de empleo Apadefim 2000. Sumado todo esto con el resto de personas atendidas en diversos ámbitos, el total de usuarios en Segovia es de 747.
Apadefim surgió hace ya 53 años y desde entonces no ha descansado en el trabajo con las personas con discapacidad, teniendo siempre en cuenta la tradición familiar de sus orígenes y que no han querido perder a lo largo de su historia, llevando a cabo actividades como la comida de hermandad de ayer, con el objetivo de potenciar esos vínculos.
La organización cuenta con varias instalaciones repartidas por la provincia, en La Lastrilla, Cuéllar, Valverde del Majano y Segovia capital, donde se encuentra la sede social y una pequeña tienda en la que se venden productos hechos por los usuarios a mano, utilizando cada uno sus capacidades.
Continúan trabajando para conseguir la plena integración de los discapacitados en la sociedad, ayundándoles de manera personalizada, dentro de las limitaciones de cada uno, en procesos de formación y aprendizaje, para facilitar esa inclusión y conseguir que muchos de ellos comiencen a trabajar activamente y consigan tener una vida lo más normalizada posible.

 

Fuente: El Adelantado de Segovia